domingo, 2 de febrero de 2014

Como el Jishu Kanri o control autónomo puede ayudar a su negocio.

Por Oscar Alvarez de la Cuadra López

JK o Jishu Kanri, fue el término que en nuestro idioma define a las actividades de carácter voluntario o inspección autónoma que llevan a cabo los llamados círculos de calidad, una agrupación de carácter voluntario de varios miembros de una organización dentro d eun área de trabajo o departamento en particular,q ue buscan soluciones creativas para la mejora de sus actividades en el lugar de trabajo o Gemba.

Este término surge al momento en que los círculos de calidad comenzaron a tomar fuerza en el Japón, a principio de los años 60.  El Dr. Kaoru Ishikawa quien entre otras logros fue de idear al diagrama de Causa y Efecto muy usado para la investigación de causas raíz,  llevó el concepto y el uso de los Círculos de Calidad, tras las enseñanzas de los Dres. Deming y Juran, en sus viajes al Japón en la posguerra, para que el concepto operativo que se tenía de la calidad, del cumplimiento con requisitos pasara de ser una actividad propia de un obrero, al involucramiento con supervisores.  Fue en 1962, cuando la JUSE (Japan Union of Scientists and Engineers), publica en su revista (Gemba to QC o Control de la calidad en el lugar de trabajo), el concepto que catapultaría a la industria japonesa a rivalizar con la occidental. Entonces las actividades de JK, como se le conoce en el Japón o Jishu Kanri, están destinadas logro de la mejora  continua, el respeto de  las relaciones humanas en el lugar de trabajo y aumentar la satisfacción en el trabajo. Los círculos de calidad entonces se volvieron agrupaciones muy eficaces cuando la Alta Dirección también  comprendía las técnicas estadísticas y la naturaleza de la variación en los procesos (causas comunes) y que crean un ambiente propicio para que el personal realice dichas actividades. Muchos gurús de calidad, incluyendo Juran y Crosby, consideraron  que las enseñanzas de Kaoru Ishikawa lograron enraizarse más eficazmente en Japón que en Occidente. 

El concepto fue adoptado años después en Estados Unidos, varios países europeos e incluso en la República Mexicana existe un evento de reconocimiento a los Círculos con las mejores ideas, tal y como lo realiza año con año la JUSE, al seleccionar entre miles de solicitudes de círculos de calidad. 

En México muchas empresas de origen japonés, entre otras extranjeras y mexicanas, quisieron adoptar la filosofía, en algunos casos con resultados pobres, pero en otros con proyectos de mejora muy interesantes. Año con año en México, desde 1990, a instancias de Expertos Japoneses, JETRO México, Organismos Empresariales y Educativos y Asesores Mexicanos; se comenzaron a organizar anualmente, los Concursos Nacionales de Equipos de Trabajo, a través de la Asociación Mexicana de Trabajo en Equipo (AMTE), y la premiación se lleva año con año

Se ha logrado a través de este evento  la participación de más de 1000 empresas y 2,500 equipos. Se han presentado varios casos exitosos con el apoyo de metodologías, herramientas, prácticas de mejora continua y los sistemas de trabajo en equipo que se exponen en los Concursos Nacionales. 

Para definir de una manera tan clara el concepto de JK y en un entorno muy distinto al de su nacimiento, podríamos citar a Lina Maggio, propietaria de un elegante restaurante italiano en Daytona Beach, Fla., EEUU. Para ella Jishu Kanri es que cada colaborador se vuelve su propio inspector.  Por ejemplo, cada copa de vino debe ser inspeccionada antes de ser colocarse en una mesa  o estante. En el ambiente encantador de un elegante restaurante de alta cocina,   Lina sabe que la experiencia del buen comer puede ser arruinada por una marca de manchas de lápiz labial u otras manchas en lo primero que ofrece a sus clientes,  una copa de vino. Por lo tanto la regla es que cada copa debe ser inspeccionada y la propietaria predica con el ejemplo. Durante toda la noche las impecables copas de vino están listas para usarse. Lina se ve que al tomarlas las pone contra  la luz para asegurarse de que están
brillantes y claras. Cada empleado sabe que tiene que hacer lo mismo cuando se están poniendo las mesas.

Lina es muy consciente de ser un ejemplo en su rol  y prestar tanta atención a los detalles. Y sabe lo importante que es un vaso limpio y dejar muy claro a su personal lo importante que esto debe ser para ellos también. Ella cuenta con un estándar claro de servicio y por ello su establecimiento ha ganado muchos premios y ha permanecido en el gusto de sus clientes  por más de 18 años. 

¿Ha establecido estándares  claros de servicio para sus empleados? ¿Es usted su modelo a seguir? ¿Empodera a sus empleados para que  inspeccionen su propio trabajo y tomen medidas cuando no se ajusta a la norma? Esto finalmente distingue a las organizaciones comprometidas con la calidad.


Se produjo un error en este gadget.